Opinión

Adolfo Suárez y la España de hoy

En la fría mañana de hoy, 24 de marzo, van a trasladar los restos de Adolfo Suárez al Congreso de los Diputados para despedirlo para siempre. Hoy es el día de las alabanzas. Hoy parece estar todo el mundo de acuerdo en lo que este hombre hizo en su día por este país. Ni una voz discordante, nadie parece atreverse a decir nada en contra, parece que Adolfo Suárez hubiera sido el político perfecto.

                La vida, que siempre es caprichosa, tuvo la deferencia de situarme a mí en aquella época, y, por tanto, tuve, ni la suerte, ni la desgracia, sino la oportunidad de vivirla. Yo no fui partidario nunca de Adolfo Suárez, y no me avergüenzo de decirlo, por muchos homenajes que hoy se le quieran hacer. No tengo por qué dudar de sus buenas intenciones, de tratar de liderar un cambio que España necesitaba y pedía a gritos. Pero con él, o sin él, ese cambio iba a tener que producirse. La calle lo estaba pidiendo a gritos. El régimen fascista de Franco cada vez sufría más la presión de un pueblo hastiado del estado policial, amordazado y amenazado por las fuerzas de seguridad y los militares. Adolfo Suárez no propició el cambio, ni tampoco el rey. Fue el pueblo. Adolfo Suárez y el rey lo único que hicieron fue obtener rentabilidad del momento, poniéndose a la cabeza de lo que luego llamarían “Transición”. Pero transición, ¿a qué?, ¿a un régimen en el que se vota cada cuatro años  para que nos sigan dirigiendo a su antojo, legislando a placer, sin ningún tipo de oposición?… Todavía hoy tengo la sensación de que aquello fue un “cambiemos un poco las cosas para que todo siga igual”.

                Hoy el pueblo vuelve a pedir a gritos un cambio, en la calle se ha visto, con miles y miles de personas protestando y exigiendo la renovación de una normativa obsoleta y unas instituciones que no representan a nadie más que a sí mismas. ¿Todavía nadie de los principales dirigentes de este país ha hecho consciente que cuándo el pueblo quiere algo, más tarde o más temprano, termina consiguiéndolo?

                Hace apenas unos meses, se rendía homenaje a alguien que quiso y consiguió transformar las cosas, Nelson Mandela, y allí estaban, ¡qué hipocresía!, los mismos que le encarcelaron, que sostuvieron una lucha feroz para que sus ideas y sus objetivos no prosperaran. Esta es la sociedad en la que vivimos y esta es la sociedad que tenemos que erradicar para llevar a la Humanidad al lugar donde le correspondería estar, y tenemos que hacerlo entre todos.

Víctor Chamizo

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s