Opinión

Las otras consecuencias

Anteayer fue el sentimiento de indignación, de ver como el Gobierno montaba un circo alrededor de algo tan grave como un caso absolutamente descontrolado de ébola, cuando ya expertos y ciudadanos habían avisado del peligro que entrañaba la repatriación de los religiosos contaminados. Anteayer fue la ignominia de una ministra “pasando palabra” de todas las preguntas que se le dirigían desde la opinión pública. Anteayer fue el sentimiento de vergüenza de sentirnos un país de pandereta. Anteayer fue un monumento a la estupidez más absoluta de un Gobierno torpe e incompetente. Mi blog de ayer hablaba de eso, y pedía la dimisión de Ana Mato. Hoy pido la de Ana Mato y Rajoy y todos los altos cargos que, por su miopía política, nos han dejado abochornados ante el mundo, y en grave riesgo sanitario a todos los que habitamos este país.

Mi blog de ayer destilaba ese sentimiento de amargura, indignación y cabreo. Hoy llega el momento frío de la reflexión. Aparte de los peligros evidentes, existe algo más. Vivimos en un país cuya industria ha sido prácticamente aniquilada a lo largo de estas dos últimas décadas, un país que se ha reconvertido en un país de servicios, entre ellos el turismo. ¿Puede alguien creer que van a venir a visitarnos con la situación que se ha presentado? ¿Lo haría usted?¿Cuántos vuelos se han cancelado?¿Cuántas reservas de hotel?

La economía de este país se va a resentir duramente si esto no se ataja radicalmente. ¿Nos lo podemos permitir, dadas las circunstancias?, ¿nos lo podríamos permitir, incluso en las circunstancias más favorables? ¿Cuánto tiempo van a tardar en cerrarnos sus fronteras el resto de países? Teniendo en cuenta las gestiones de otros problemas que se han llevado a cabo con gobiernos de este jaez (Yak42, Prestige, Madrid Arena, 11M, etc.), tiemblo.

Las acciones de las compañías aéreas y hoteleras han caído estrepitosamente, ¿les parece casual?, ¿algo curioso?… Esto puede traer consecuencias mucho más allá de las meramente sanitarias.

Los gobernantes de este país tienen suerte de vivir en la España del siglo XXI,  porque se les pide la dimisión, si viviesen en la Francia del XVIII, estaríamos pidiendo la guillotina.

Víctor Chamizo

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s