Opinión

Contra la violencia de género…

Hoy es el día contra la violencia de género. Todos los días deberían ser el día contra la violencia de género. Todos los días deberían ser el día contra el cáncer de mama, todos los días deberían ser el día contra lo que es solamente un día. Tal vez así podríamos dejar de escuchar cada día, o casi cada día la noticia de que un individuo ha matado a su mujer, a su pareja o a su expareja. Todos deberíamos hacerles el vacío a los que presumen de ser los que llevan los pantalones en casa, porque sabemos lo que eso significa. Todos deberíamos hacerles el vacío a los que tan siquiera lo insinúan. Todos, y todas, también, deberíamos evitar que se eduque de una forma machista. Todavía no entiendo bien por qué se toleran ciertas costumbres que, en defensa de la libertad de religiones o creencias, humillan a la mujer, la sitúan, no ya en un segundo plano, sino en ningún plano, la convierten en un objeto. La religión, ninguna, puede estar por encima de la dignidad de la persona. La libertad religiosa no puede estar por encima de la libertad de la persona y de sus derechos como tal.
No podemos consentir que instituciones y organizaciones dedicadas a la lucha contra este problema no puedan seguir ejerciendo su actividad porque los recortes presupuestarios las hayan asfixiado económicamente. No podemos tolerar que el pago de una deuda, que los ciudadanos no hemos contraído, se convierta en la reducción de las ayudas a organizaciones dedicadas al apoyo a mujeres maltratadas y a otras que se dedican a la lucha contra este cáncer de nuestra sociedad.
Es importante educar a nuestras nuevas generaciones en la igualdad y en el respeto, pero observamos impávidos cómo se detrae dinero para estos proyectos, cuando se está inyectando dinero para las fuerzas del orden, armamento, ejército y otros estamentos de la sociedad.
No debemos tolerar que diariamente estén aflorando casos de corrupción, donde se constata que la clase política nos ha estado robando miles y millones de euros, ocultándolos en paraísos fiscales, mientras nuestro sistema de garantías sociales se desmorona por falta de recursos.
Deberíamos castigar severamente a aquellos que utilizan estas prácticas, porque no son un delito menor que el terrorismo o el asesinato: destruyen vidas y no sólo la de las víctimas directas, sino que existen daños colaterales.
Deberían existir programas que orienten a las mujeres, desde la adolescencia, para que aprendan a identificar a los posibles maltratadores.
Se me hace inconcebible pensar que existen mujeres ejerciendo altos cargos públicos, en las distintas instituciones de nuestro territorio, que son insensibles a este problema, y que sólo se hacen visibles para salir en la foto del “Día contra la violencia de género”. Es aborrecible toda esta hipocresía. No me cansaré de repetir que hemos convertido nuestra sociedad en un circo. Y todos somos culpables. Sólo de nosotros depende que esto cambie. Las circunstancias nos han puesto en un momento en el que eso es posible. Podemos intentarlo. Claro que podemos.
@vichamsan

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Contra la violencia de género…

  1. Marina Reche dice:

    Estoy de acuerdo y comparto muchas de las ideas que transmites.
    Simplemente por añadir alguna cosa y poder dar mi opinión sobre el tema, creo que en vez de enseñar a la mujer a defenderse o a identificarlo (que también es importante mientras no se produzca el cambio), habría que ir a la raíz y enseñar a los niños y niñas desde bien pequeños, a no ejercer la violencia, o mejor todavía; enseñarles respeto e igualdad de derechos aplicándolos en su educación. Ojalá llegara un punto en el que no supieran que es eso de la violencia de género…
    El problema es que efectivamente, van pasando generaciones y generaciones y no estamos haciendo nada para cambiarlo.
    Yo, como mujer, y a tan temprana edad, estoy rodeada de pequeños comentarios y acciones machistas a diario.
    Es agotador, tener que ir callando y apagando comentarios en adolescentes día sí y día también, y como yo, hay muchísimas mujeres más, con una variedad inmensa de edades, intentando producir un cambio desde esos pequeños gestos.
    ¿Qué clase de educación recibimos? ¿Qué mundo queremos? ¿Es preferible vivir en la pasividad y resignación ante una injusticia como esta?
    Tenemos un nivel de conformismo peligroso, hay días internacionales para todo, y diariamente, hay noticias de ello, pero resulta que después de enseñarnos la podrida realidad, nos ponen los deportes y ya está, todo está bien, asimilo, sigo con mi vida, el mundo está perfecto y ya puedo seguir mirándome el ombligo.
    ¿Dónde queda la iniciativa propia por un mundo mejor?
    Quedan tantas cosas por cambiar… Ojalá algún día todas estas cosas dejen de ser un día internacional, por haber adquirido normalidad lo que hoy defendemos. Ojalá llegué pronto el día en el que le de a las personas por levantar el culo del sofá y cambiar este mundo que cada día apesta más.
    Gracias por haber creado un pequeño espacio a través de tu texto por el cual he podido escribir una parte de mis pensamientos sobre el tema.
    Un saludo.

    • Gracias por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo en que la solución a un problema como este, y otros, es la educación. Pero ya vemos lo que están haciendo con ella. Al poder le interesa un pueblo idiotizado al que poder manejar. Para ellos lo demás les da igual, daños colaterales y el fin justifica los medios. La Humanidad avanza lenta como una tortuga, si es que avanza. Yo, a veces lo dudo. Sin embargo creo que no debemos rendirnos. Es nuestra obligación seguir en la lucha por lo que es justo. Muchos/as murieron antes por ello, y no podemos permitir que su muerte haya sido en vano. No sería justo.

  2. Marian dice:

    Me gusto leer tu articulo, pero quiero hacer hincapie en la idea siguiente” programas que orienten a las mujeres, desde la adolescencia, para que aprendan a identificar a los posibles maltratadores” Mas que programas, debemos educar desde la cuna, en igualdad.Para ello, el sistema educativo, la familia, y la sociedad en grl,y las leyes, deben asumir como valor fundamental, que ambos generos somos iguales, y debemos tener las mismas oportunidades; mismos salarios para igual trabajo… Y DEJAR DE CELEBRAR EL DIA CONTRA LA VIOLENCIA, ello supondria que forma parte de nuestro modo de vida, de nuestros valores fundamentales.

    • Estoy completamente de acuerdo contigo y por eso digo “Es importante educar a nuestras nuevas generaciones en la igualdad y en el respeto”. Sin educación no va a ser posible erradicar esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s