Opinión, politica

La histriónica historia de un país de pandereta

efe-reyes

Nos están intentando habituar demasiado a estas fórmulas, tanto, que ya serían chistosas, si no fuera por la carga de indignación que provocan. Las ha aplicado, y las aplica, el partido del gobierno en funciones con todos sus escándalos de corrupción. Javier López Madrid ya no es amigo de los reyes. ¡Vaya!, ¿desde cuándo? No han podido argumentar que no le conocían de nada por dos hechos bastante relevantes, uno, que era amigo del Rey en su juventud y, otro, que los mensajes existen, de otro modo, que no le quepa duda a nadie, “¿Javier López Madrid?, no sabemos quién es”.

Pero los mensajes dicen lo que dicen, da igual si son amigos o no, si se hacían regalos por Navidad o no. Y no hace falta ser Einstein para interpretarlos. Pero, a la postre, también habitual en este territorio que se llama España, el perseguido es, y será, el mensajero. No importa el hecho, sino quién lo ha contado. A esta grotesca forma de estado lo llamamos Democracia.

Pero lo cierto es que estamos asistiendo a la representación de “El traje nuevo del Emperador”. A La Corona se le están deshaciendo las costuras por todas partes, y cada vez se va quedando más al desnudo.

Cada vez se va haciendo más necesaria la instauración de una República, donde sean los ciudadanos quienes elijan y remueva a su Jefe del Estado.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s