Opinión, politica

Repetición de elecciones: una nueva oportunidad

ELECCIONES

Desde que Pedro Sánchez firmó un acuerdo de gobierno con Ciudadanos, y desde que ese pacto fue “sancta sanctorum”, todos fuimos conscientes de que la repetición de los comicios electorales era algo más que un hecho probable. Se trataba de una evidencia.

Pedro Sánchez siguió un guion trazado con letras gruesas por la cúpula del partido, que no es sino Felipe González y sus adláteres, ya que Sánchez no lidera absolutamente nada y ha invertido la mayor parte de su tiempo en tratar de convencer a sus militantes de que el pacto firmado era la mejor de todas las opciones posibles, y en demonizar a Podemos, del mismo modo en que el señor González demonizaba a IU cuando Julio Anguita era su coordinador general. Pero Julio Anguita vive con su pensión de profesor, fiel a los principios que siempre ha defendido.

Felipe González se ha manifestado claramente a favor de los pactos con la derecha. No ha tenido el más mínimo sentido de la vergüenza al manifestar que se necesitaba una gran coalición con el Partido Popular, un partido instalado en la corrupción como “modus vivendi”, alejado infinitamente de los problemas de la ciudadanía e insensible al dolor de sus ciudadanos. Esa es la idea de país que pretende vendernos Felipe González por mediación de Pedro Sánchez y tras las siglas del PSOE. Un país en el que él pueda seguir viviendo a lo grande, mientras el resto de la sociedad se desangra en la miseria, la precariedad, los recortes, el paro y la amputación de derechos y libertades.

Decían que no salían los números, que cualquier pacto pasaba por Ciudadanos. Era mentira. Todos lo sabíamos. Lo sabíamos, del mismo modo que supimos que Simancas se equivocaba cuando volvió a convocar elecciones y perdió la comunidad de Madrid, entregándosela en bandeja al Partido Popular. Y así estamos desde entonces.

El entramado de empresas, con sede en Panamá, que ha aparecido tras la publicación de los “famosos papeles”, demuestra, además del vergonzoso hecho de eludir el pago a las arcas públicas de los impuestos que deberían haber sido satisfechos, la imbricación entre el poder político y el poder mediático, poniendo bajo los focos el sonrojante hecho de medios de comunicación vendidos a determinados intereses y cuotas de poder. Estos medios son los mismos que nos bombardean continuamente con encuestas sobre los posibles resultados electorales, cuya credibilidad es, a mi juicio, absolutamente nula. En mi humilde opinión se trata de un nuevo intento de manipulación, con el objeto de bascular el voto hacia los partidos a los que realmente defienden.

Desconozco las presiones a las que se habrá visto sometido Pedro Sánchez. Ignoro si, realmente lo que ha hecho ha sido por convencimiento o por imposición. Pero, tanto si lo ha hecho por convicción, como si ha sido por mandato, ha puesto su cabeza en bandeja de plata para que Susana Díaz le arrebate el liderazgo. Porque, por mucho que lo nieguen, yo, al menos, apuesto porque Sánchez no repite como candidato por el PSOE el 26J. El tiempo dirá si me equivoco.

¿Qué va a suceder con los votantes del PSOE? ¿Realmente no van a sentirse decepcionados con este comportamiento? ¿Van a continuar soportando que saquen a pasear al señor Felipe González por los mítines? ¿Repartiendo moralina? ¿Hablando, de qué?

Creo, sinceramente, que va a existir una decepción enorme en ese electorado y que el PSOE va a sufrir un duro golpe.

Están también los que pretenden ganar simpatías vendiéndonos la idea de lo caro que sale una repetición de elecciones. Son los mismos que nos han robado ese coste, pero multiplicado. Y culpan a los dos partidos que sienten como un estorbo. Una muestra más de que para ellos la democracia es un instrumento, no un sistema político basado en la soberanía popular. ¿Por qué esa idea de transmitir que unas nuevas elecciones son un fracaso? Unas nuevas elecciones no es sino decirle a la ciudadanía que tiene que elegir. Y, a mi juicio, la ciudadanía tiene ahora más elementos de juicio que hace unos meses para tomar una decisión.

¿Y los votantes del PP?, ¿Hasta cuándo están dispuestos a dejarse robar y engañar?, ¿Tanto miedo tienen a cambiar de vehículo que están dispuestos a viajar en tartana toda la vida?

Es posible que las elecciones no configuren un parlamento marcadamente diferente, pero puede que las leves diferencias sean suficientes para que se pueda llevar a cabo un cambio. Este tiempo transcurrido no ha sido inútil. Se han puesto muchas cartas boca arriba.

No se trata de quitar a Rajoy, o al PP, a cualquier precio, algo debe quedarnos claro: necesitamos un cambio, un profundo cambio. No un recambio

Anuncios
Estándar

One thought on “Repetición de elecciones: una nueva oportunidad

  1. Pingback: 26J: Elmiedo mata elcambio | rompamoslosgrilletes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s