Opinión, politica

Abogados de Atocha. Tal día como hoy

abogados

Tal día como hoy fueron asesinados a balazos  5 abogados laboralistas de Comisiones Obreras y del Partido Comunista de España.

Tal día como hoy, en el año 77, hace la friolera de 40 años, la derecha radical, el fascismo en su más pura esencia, perpetró lo que el fascismo mejor sabe hacer: el asesinato de los indefensos. Cuatro  individuos descerebrados entraron en el despacho y perpetraron una masacre, disparando sin piedad a todos los presentes.

Tal día como hoy, nadie espera que el PP o Ciudadanos se sumen a la condena de estos actos, ni tengan una sola palabra para con las víctimas y sus familiares. Porque para las fuerzas de la derecha de este país no existen otras víctimas, sino las de ETA. Ya fuimos testigos del trato que recibió Pilar Manjón a las puertas del Congreso por parte de sus militantes, votantes o simpatizantes, lo mismo me da; por muchos pactos contra el terrorismo yihadista que hayan firmado, a posteriori, junto con el PSOE.

Tal día como hoy, el país más poderoso del mundo, va a ser gobernado por un loco, que, al igual que Hitler, Franco, o que Mussolini se creen seres superiores y tocados por la gracia de Dios. Al igual que Hitler, Trump ha sido elegido por el pueblo. Al igual que Hitler, Trump fantasea con sus ideas populistas y sus aires de grandeza: “América para los americanos”. ¿Qué Americanos? Los únicos americanos reales fueron los Sioux, Los apaches, Los Pies Negros, Los Comanches y todas las tribus que los que llegaron a aquellas tierras se encargaron de exterminar o de aparcar en reservas, en las peores zonas del territorio. Los demás, esos a los que él denomina americanos, son todos emigrantes de Europa y de otras partes del mundo.

América fue siempre una tierra que acogió a los venidos de cualquier parte, hasta que a alguien se le ocurrió la genial idea de hacerla suya, de poner alambradas, muros y fronteras. El peligro de Trump, no es Trump, es toda esa gente que se ha tragado esa píldora que él ha vendido, todos esos ignorantes que le dan a la palabra patria, a la palabra nación, y a la palabra bandera, un sentido mucho más preponderante del que realmente tiene. La patria no tiene por qué ser algo cerrado al mundo, como un castillo inexpugnable, ni se la quiere más por rechazar a otras patrias. La nación es algo que interactúa con el resto del mundo, y la bandera no es más que un símbolo que diferencia unas naciones de otras. Todo lo demás es cargar de dramatismo tres vocablos que no se diferencian de otros. Personalmente prefiero otros como solidaridad, amistad, amor, paz, etc…

El peligro de Trump está en que, por desgracia, genera ciertas sensibilidades que se extienden como una epidemia, y, en Europa, tenemos otros Trump que podrían traernos la misma suerte: los mismos vendedores de crecepelo y del ungüento que todo lo cura.

¡Cuidado, el fascismo está creciendo, lenta, pero sostenidamente!

Si te ha resultado interesante compártelo en tus redes

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s