Opinión, politica

Una sensación extraña

 

Tengo una sensación extraña. Es un regusto amargo a soledad, a incomprensión. Siento como si todo, a mi alrededor, me fuera un poco ajeno. Observo lo que está sucediendo en el mundo La triple alianza (PP C’s PSOE), la verborrea huera de Trump, el auge que toma en Francia Le Pen, el crecimiento de la ultraderecha en Holanda, y no puedo dejar de verme como un lobo solitario, como un lobo estepario tratando de resistir a la violencia brutal del capitalismo feroz que, no sólo quiere devorar a los más débiles, sino que probablemente termine por devorarse a sí mismo.

Ese capitalismo no lo sabe, no es consciente de que, en su miserable ansia de poseer, de dominar, de aplastar y aprovecharse de los demás, va a sucumbir a sí mismo. Es el Titanic. Primero se ahogaron los de las cubiertas míseras, los más desfavorecidos. Al final se ahogaron también los privilegiados. Cuando el barco se hunde, no se libran ni las ratas.

Quedamos unos cuantos que tratamos de ver más allá de la punta de nuestra nariz, nos empeñamos en explicar, y en abrirles los ojos a los que cada día están siendo engañados por los magos del dinero. Queremos decirles que la magia no existe, que todo es a base de trucos, que es ilusionismo. Pero ellos no nos hacen caso, se ríen de nosotros, nos insultan. Dicen que somos comunistas, cuando no saben siquiera qué es el comunismo.

Cada vez que esbozamos argumentos, nos devuelven una sarta de letanías aprendidas: Venezuela, ETA, comunismo bolivariano, populismo, demagogia…

Entretanto, en nuestro país cada vez van saliendo a la luz más casos de corrupción política – es gente que nos ha robado nuestro dinero. Cada vez se encarece más el recibo de la luz. Cada vez hay más parados de larga duración. Cada vez existen más familias sin ingresos. Cada vez hay más niños careciendo de lo más esencial.

Sin embargo, casi todos miran hacia otro lado. Y el único partido que podía acompañarnos en este viaje, nos ha dado la espalda, se decide a apoyar las políticas liberales que nos han conducido a esta situación y que nos llevarán al desastre total.

Sólo podemos resistir. Tal vez, en el camino, a alguno de los ciegos, algo les devuelva la vista.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Una sensación extraña

  1. Iby dice:

    Totalmente de acuerdo…creo que lo único que nos queda…es hacer lo que esté en nuestras manos…por muy poco que fuera, más vale algo que nada de nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s