Opinión

El caminante

Mi aportación a Letras & Poesía

Letras & Poesía

Dicen que un caminante se hallaba a la orilla del camino, maltrecho, herido, sediento  y hambriento. Pasó casualmente por el lugar un jinete, de casaca azul y escarapelas blancas en la hombrera, tocado con un sombrero de ala ancha y una gran pluma azul a un costado. Descendió de su montura y, con paso lento, se acercó a aquél que yacía a un lado del sendero.

—¿Qué os ha sucedido, buen hombre? —interrogó.

—Señor —respondió él—, he perdido mi montura, que no era sino un viejo jumento. Unos hombres ataviados como vos me la arrebataron.

—¿Como yo, decís?

—Eso he dicho, señor.

—Bien, no os apuréis, yo os prometo que si venís conmigo os daré sustento y posada, y daremos con aquellos que os desvalijaron, sin duda. Tened en cuenta que en todas las hermandades, cofradías, gremios y cuerpos de ejército hay gente de mal y de buen vivir.

—Y…

Ver la entrada original 224 palabras más

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s