Opinión, politica

2019, y en estas estamos

Resulta que ayer era 2018, y hoy, casi sin enterarnos es 2019. Y esto que parece una estupidez, porque el Sol ha salido y se ha puesto más o menos a la misma hora que ayer, las estrellas han iluminado los cielos igual que ayer lo hicieron, no lo es tanto desde el punto de vista de los terrícolas que habitamos esta esfera que gira sobre sí misma a una velocidad de 1.700 kilómetros por hora, y, alrededor del sol a 30 kilómetros por segundo. No es lo mismo porque parece que nada hoy es igual que ayer. Se cambia de año y parece que todo tiene que transformarse. Todo ello es posible gracias al maravilloso mundo de la política: comienza el año y los contadores se ponen a cero. A partir de este momento se contabilizarán los muertos en accidente de carretera del 2019, el número de desahucios de 2019, las violaciones de 2019, las muertes por violencia machista de 2019, los parados de 2019, las listas de espera en los hospitales de 2019, lo que ustedes quieran de 2019. Los accidentes de carretera del 2018, los desahucios, las violaciones, las muertes por violencia machista, los individuos registrados en las listas del paro, las listas de espera en hospitales, ya no importan. Cifras, números, en eso nos han convertido. Ya desde el minuto cero del uno de enero de este año los números van a tener una importancia capital. Se nos vienen encima todo tipo de elecciones, y los próceres de la política tienen que cuantificar los posibles votos y comenzar la cabalística de las encuestas y los posibles mejunjes electorales que les conduzcan a la victoria. Se ven en la obligación de comenzar a componer sus programas electorales y fraguar innumerables mentiras con las que volver a engañar a una ciudadanía timorata, que se traga la píldora cada vez que le plantean un dilema electoral.

En estas estamos, hace tiempo que sobrepasamos la línea del siglo XX y ya con un ligero recorrido sobre el nuevo siglo XXI parece que somos más torpes, más inconscientes. Estamos absolutamente abducidos por la verborrea huera de los políticos vendedores de crecepelo y del elixir de la eterna juventud, y no nos planteamos que, si jugamos a los números, somos muchos más que ellos, y podemos salir a inundar las calles, a decir que no nos convencen sus cuentos tantas veces contados, que no queremos que se lucren a nuestra costa, que somos nosotros, y no ellos, los que hacemos de nuestro país una nación, que somos nosotros, y no ellos, quienes tenemos derecho a elegir el modelo de sociedad en el que queremos vivir. Pero como entre el 2018 y el 2019 únicamente existe una cifra de diferencia, y los números, en muchos casos se reducen a eso, me temo que continuaremos con el mismo aborregamiento, con el mismo letargo y con la misma convicción de que el humo que venden algunos es la hoguera, y no el humo.

Ojalá me equivoque, pero creo que hemos entrado en barrena.

¿¡Feliz 2019!?

¿Lo compartes?

Anuncios
Estándar