Opinión, politica

Régimen del 78: El fracaso que nos vendieron como el gran éxito

La tan famosa modélica transición del 78, no ha sido sino un fiasco. Y no fue sino una operación de marketing, muy bien montada por el régimen franquista, para salvar a los participantes de la dictadura de los tribunales de justicia. La ley de amnistía fue eso, un salvoconducto para los componentes de un régimen corrupto, podrido y asesino. Y no únicamente permitió su salvación, sino que les otorgó el derecho a continuar en la política y, en definitiva, en el poder.

Durante 40 años permanecemos engañados bajo el supuesto de que vivimos en un estado democrático. No puede existir democracia en un país donde se ha producido un genocidio y no se ha hecho justicia. Jamás ha sucedido en ninguna parte del mundo. Por eso no podrá jamás existir concordia, porque para que la concordia se produzca es necesaria primero la justicia. Por tanto, el regusto que queda es de que, los que otrora vencieron en la guerra que ellos mismos provocaron, continúan siendo los vencedores, en tanto en cuanto solo ponen obstáculos para que los vencidos puedan dar digna sepultura a sus muertos.

Los gobernantes del franquismo continuaron, y aún siguen haciéndolo, campando a sus anchas. En una transición modélica, un individuo como Fraga, ministro del régimen que se pretendía enterrar en el olvido, jamás debería haber formado un partido político. Habría desaparecido del mapa.

Ahora nos encontramos con el auge de la ultraderecha, lo que no es privativo de España, ha sucedido también en Francia con Le Pen, en Alemania con los partidos de ideología nazi, en Italia con Fuerza Nueva y en Suecia con el SD. La diferencia es que en los países mencionados, la derecha, que se puede considerar derecha democrática, los aísla. No pacta jamás con ellos y prefiere el gobierno de un partido socialdemócrata antes que acordar nada con el fascismo.

En España no aprendemos, permitimos, en su día, que el fascismo continuase entre nosotros, no renovamos un poder judicial franquista, que se continúa nutriendo de jueces conservadores, especialmente en las altas instancias y la derecha pacta con la ultraderecha sin ningún escrúpulo, lo que deja claro que la derecha y la ultraderecha, en nuestro país son lo mismo: la ultraderecha. Y aquí hay que incluir a Ciudadanos, por muchos malabarismos que quieran hacer sobre el alambre.

La izquierda debe dejar de perderse en discusiones estériles, y ponerse de acuerdo en lo esencial: expulsar al fascismo de las instituciones y conseguir la instauración de una nueva república.

¿Lo compartes?

Anuncios
Estándar

CLICA EN LA IMAGEN

¿Lo compartes?

Opinión, politica

¿Alguien lo dudaba?

Imagen

Para leer el artículo clica en la imagen

¿Lo compartes?

Opinión, politica

Reflexiones e irreflexiones del 2-D

Imagen
Opinión, politica

La culpa es vuestra

La culpa es vuestra. De todos los que os quedasteis en casa pensando que castigabais al PSOE, porque os encontrabais hastiados de sus políticas, los que pensasteis, ¡qué más da, volverán a gobernar!, o los que os dijisteis a vosotros mismos, ¡Ya no los voto más, no voto a nadie, todos son iguales!

Vosotros, ¡inconscientes!, habéis facilitado el triunfo de la derecha que os va a sacar el jugo durante cuatro años. Siempre hubo otra opción, ahora también la había para frenar el paso del fascismo que se os viene, y puede que se nos venga a todos encima. Porque la derecha gobernará, no os quepa duda, no la derecha blanda del PSOE, sino la derecha dura, la del franquismo, la que ha prometido la luna. La derecha pactará en bloque, ¿creéis que Ciudadanos va a dejar la oportunidad de golpear al PSOE, y, especialmente a Podemos? Pactará con el diablo, si es necesario, luego ya encontrará justificaciones y las venderá como los que venden crecepelo para calvos. Y los calvos se lo comprarán. Ni lo dudéis.

No lloréis por las esquinas cuando os desahucien.

No os lamentéis cuando vuestra sanidad empeore aún más de lo que ya lo ha hecho.

No gimáis cuando vuestro sistema educativo se empobrezca más, cuando os reduzcan las becas.

No echéis pestes cuando os incrementen el IBI, a pesar de que os hayan prometido que iban a bajar los impuestos.

No imploréis a nadie cuando aprovechen la ley para que no podáis protestar y os aplasten por la fuerza bruta.

Y no nos pidáis ayuda, porque vosotros lo hicisteis posible y querréis que los demás nos partamos la cara por vosotros. Siempre es así.

Y la izquierda de verdad, siempre es lo suficientemente responsable, o demasiado idiota, para partirse la cara por todos, aunque no se lo solicitéis. Esa es la condena que os habéis puesto, y la que nos habéis puesto a todos los demás.

En este país de acobardados, o de comodones, siempre hay una minoría que paga los platos que rompen los demás.

¿Lo compartes?

 

Publicado previamente en Alcantarilla Social

Estándar